+593 4 6038700

15

May, 2019

Auto – sostenibilidad en la producción de café: un acercamiento a la competitividad.

La literatura existente sobre sostenibilidad en la producción de café, o comparación del costo del café entre países productores de café, sólo se centra en los costos directos y no hace distinción entre los diferentes tipos de café Arábigo y  Robusta.  Y lo que es más importante, está escrito desde la perspectiva de quienes no son productores, sino a menudo agrónomos o investigadores al servicio de la industria de tostado y la comercialización, o de cuerpos gubernamentales de países productores preocupados por la sostenibilidad de  pequeños productores en un mercado altamente volátil.  Ciertamente la sostenibilidad es crítica, aún así se usa hoy en día especialmente como una herramienta de mercadeo.  El propósito es atraer al consumidor a elegir una taza de café no solo por su aroma, sino también por el cuerpo de la bebida o sutil acidez, sino también por su nivel de sostenibilidad.  La sostenibilidad empieza a ser una herramienta de mercadeo, un atributo importante del café tan relevante como el sabor.

Es más, estudios y costosas investigaciones sobre café, bien sean hechos a través de cuerpos gubernamentales y federaciones u organizaciones no gubernamentales a nombre de gobiernos de los consumidores, pueden llevar un noble concepto de sostenibilidad.  Sin embargo, tales iniciativas abordan  problemas sociales y políticos a expensas de los aspectos financieros.   Siempre escuchamos a los principales políticos en los países productores subrayando irónicamente el hecho de que mientras que una taza de café cuesta $ 5 en un famoso café, apenas 3 centavos  vuelven a los productores, o muy poco del total de billones de dólares de la industria global del café regresa al país productor.   Todavía nos falta ver algunas acciones concretas de los ministerios de agricultura de los países productores o de sus  Consejos cafeteros, que pragamáticamente traten este serio  tema.

Estrategia propuesta

Mi enfoque como productor es centrarse en la  sostenibilidad financiera del  productor eficiente, quien puede lograr altos rendimientos a costos de producción eficientes y que puede comercializar a precios óptimos todo el café de su finca  -lavado o no y también los grados bajos-.  Este enfoque del   productor orientado hacia la comercialización, prospera en competitividad en costos y en una estrategia de mercado que sea integrada y trazable, que promueva el café por su terruño o por el hábitat del crecimiento y el material genético.  Para ello, se requieren tres acciones :

  1. Uso del productor eficiente de café como referencia en su país, teniendo en cuenta el microclima y el tipo de café producido.  La eficiencia se calcula utilizando el rendimiento de producción por Ha y los parámetros de costos de producción.
  • Determinar el costo de producción auto-sostenible  a través de una continua trazabilidad de costos y de las actividades de un eficiente productor de café, eventualmente satisfaciendo tanto a los consumidores como a los políticos en cuestión.
  • Fijar un precio referencial mínimo para neutralizar la volatilidad del mercado , allanando así el camino hacia la auto-sostenibilidad financiera de un  productor eficiente .

La auto-sostenibilidad financiera primero exige determinar el margen por hectárea que un productor necesita ganar para lograr utilidad, competir con otros cultivos que pueden crecer en el mismo micro-clima, y cumplir con los requisitos para producir y comercializar una calidad óptima Robusta en términos de inversión y ‘know-how’.

El margen auto-sostenible es el núcleo de la sostenibilidad y, sin embargo, no escuchamos en absoluto que se lo mencione mientras están tratando de calcular el costo justo de producción del café.  

Generalmente en el caso de un productor de Robusta, los principales competidores son el cacao y las palmeras que por lo general crecen bajo el mismo microclima. Por lo tanto, el margen por hectárea para el café debe ser comparado con el cacao o las palmeras o cualquier cultivo que pueda crecer y que se comercialice en un contexto nacional y regional. En mi microclima, el banano orgánico también es una opción.

El segundo concepto de auto-sostenibilidad, que tampoco lo encuentro mencionado en ninguna otra parte, es el capital de trabajo necesario antes de que una finca de café sea productiva, lo cual es entre 2 y 2,5 años  mínimo. Usted no planta un árbol y éste comienza a producir al día siguiente. El dinero invertido por más de 2 años se deprecia durante 10 años igual como se deprecian los  activos fijos y se amortiza por 20 años como amortización de activos biológicos.  

La tabla en la página 4 ilustra los dos conceptos de sostenibilidad con sus tres componentes principales basados ​​en mi experiencia en Ecuador: (1) Ganancia sostenible, (2) costos indirectos y (3) costos directos.

Lucro sostenible

  • El lucro sostenible por Ha es un mínimo de $ 3,000/Ha puesto que los préstamos a largo plazo adaptados a la agricultura son muy escasos.
  • El rendimiento deseado por hectárea es un promedio de 90qq/ha o 4.08 TM/ha durante un ciclo de Conilon repetitivo de «4 años» .
  • El correspondiente lucro sostenible del productor eficiente se convierte en $ 735/TM (3,000 $/4.08 ) o aproximadamente 33ctvs/lb.

Costos indirectos

  • $ 20,000/Ha es el costo aproximado de una inversión inicial precisa para café Robusta, incluyendo el costo de la tierra, la infraestructura para fertirriego y por goteo, y los activos fijos y biológicos en nuestro entorno ecuatoriano real.
  • Con un beneficio objetivo de $ 3,000, el empresario agrícola recuperará su inversión entre 6 a 8 años.  Un total de $ 21,000 (3000×7) es la valorización aproximada de una hectárea agrícola de precisión.
  • El costo anual de amortización y depreciación o el costo  indirecto para producir café para el productor eficiente se estima en 13 c/lb. o 289 $/TM (sería más para el productor menos eficiente) .

Costos directos

  • El costo directo para producir café Robusta lavado es de  alrededor de $ 1,550/TM.  Sin embargo, varía de un país a otro y depende del tipo de Robusta producido (lavado o no lavado).
  • Un productor eficiente de Robusta no lavado puede tener un costo directo cercano a $ 1,000/TM. En mi caso, enfoco mi estrategia de producción y comercialización en Robusta lavado, lo que significa que mis costos pueden estar ligeramente inflados, especialmente porque produzco en un país con un costo relativamente alto, Ecuador.  
  • Fertilización y recolección, 7 al 10% del total de los costos auto-sostenibles, son los principales costos variables que se deben monitorear constantemente, mientras que los costos fijos administrativos, del 8% del costo total, pueden optimizarse dependiendo del tamaño de la finca bajo administración.

Como se ve en este ejemplo , no hemos empezado a producir café todavía y sin embargo, en el caso de Robusta, ya estimamos que el beneficio sostenible + el costo indirecto es de alrededor de $ 1,000/MT o 45c/lb.  Y, nuevamente, rara vez consideramos estos componentes fundamentales de la producción de café, ya que lo que cuenta es monitorear cuidadosamente el costo directo de producir café en diferentes países, centrándose en las divisas, los costos laborales y los insumos agrícolas.

Para resumir este análisis, podemos estimar el costo total de producción de un productor eficiente de Robusta no lavado, en cerca de $ 2,000/TM, mientras que  productor eficiente de Robusta  lavado, debe estar en alrededor de $ 2,500/MT.  Este es el costo de los productores eficientes con altos rendimientos y no todos nosotros podemos lograr estos rendimientos.  También es posible reducir costos mediante la mecanización de la cosecha (todavía no disponible para Robusta), mediante la reducción de los recién llegados a un mercado con sobreoferta (queriendo decir, recortar los costos indirectos) o, como último recurso, disminuir  el margen bruto financiero sostenible del productor en caso de una plétora de café!

Conclusión

El objetivo principal de este ensayo es   identificar soluciones financieras pragmáticas para los productores de café a través del concepto de auto-sostenibilidad en lugar de recurrir a arreglos paternalistas y políticos.

Es esencial monitorear constantemente el costo del productor eficiente en un mercado competitivo y trazable, haciendo que la ganancia sostenible y el costo indirecto sean el centro de los costos de producción  junto con los costos  directos. Esto ayuda a que  los productores ineficientes alcancen sostenibilidad a través de iniciativas políticas y privadas inspirados por un enfoque de auto-sostenibilidad y establezcan para el café un precio  mínimo sostenible basado en el tipo de café, el micro-clima y el terruño.  La auto-sostenibilidad  se convierte en algo concreto y alcanzable, y no en un truco de marketing   para aliviar la conciencia de algunos consumidores adinerados o las ambiciones políticas de empleados gubernamentales carismáticos.

Leave a Reply